martes, 15 de junio de 2010

Gustavo Rojas: "Cuando hay competencia sana el abuso se disipa"



El dirigente de Primero Justicia vaticina que el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) no durará mucho tiempo, pues el Banco Central de Venezuela no tiene reservas internacionales suficientes para atender una economía como la nuestra que demanda 80 millones de dólares diarios. Además cree que este tipo de controles aplica sólo para las economías de guerra.

Caracas, 14 de junio de 2010.- "Cuando hay competencia sana y se estimula la inversión privada, el abuso y la especulación se disipan", dijo este lunes el dirigente de Primero Justicia Gustavo Rojas Matute, durante una rueda de prensa en la cual analizó la entrada en vigencia del nuevo Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) puesto en práctica por el Banco Central de Venezuela (BCV).

El también candidato a la Asamblea Nacional por el circuito 5 de Caracas (parroquias Antímano, Caricuao, Macarao, El Paraíso y La Vega), señaló que existe preocupación con respecto al funcionamiento del sistema cambiario. "El BCV informó que en tres días se liquidaron 30 millones de dólares, cuando estamos un país habituado a transar 80 millones de dólares diarios".

Sin pretender ser un pájaro de mal agüero, Rojas Matute indicó que estos retrasos sólo van a traer en el mediano y largo plazo escasez y desabastecimiento. "Las empresas ya tienen cuatro semanas sin comprar las divisas que necesitan para adquirir la materia prima y los insumos. Esto, sin duda, generará retrasos", apuntó.

El economista cree que el gobierno enfocó mal el problema de la salida de divisas. "Ellos están orientando el tema hacia la vía de cómo evitar que los dólares se vayan del país, cuando deberían situarlo en cómo hacer para que los dólares ingresen".

Venezuela pudiera tener ingresos provenientes de tres áreas: las exportaciones petroleras, las no petroleras y las provenientes de la inversión privada.

Las exportaciones petroleras representan el 93% de los ingresos brutos, pero como quiera que la producción de crudos está disminuyendo, el chorro de recursos también cae. A esto se suma el hecho de que 57 dólares de cada 100 que ingresan por este concepto, van a parar al Fonden, cuyo uso queda a discreción del Presidente. Las exportaciones no petroleras representan el otro 7%.

"Y si hubiera reglas de juego claras, los inversionistas no dudarían en venir a Venezuela, pero como no existen, entonces prefieren llevar los dólares a otros países", explicó el candidato a la AN al enfatizar que ni el gobierno ni el BVC tienen la capacidad para enfrentar la demanda de dólares de una economía que se rige por las importaciones.

En tal sentido, el dirigente de Primero Justicia vaticina que Sitme no durará mucho tiempo, pues el instituto emisor no tiene reservas internacionales suficientes para atender una economía como la nuestra que demanda 80 millones de dólares diarios, pero tampoco puede inundar el mercado con emisiones de bonos. Además cree que este tipo de controles aplica sólo para las economías de guerra.

Llamado al diálogo

Seguro de que este modelo "va a implosionar" tarde o temprano, Rojas llamó al gobierno, a los productores, a los industriales, a los empresarios, a los comerciantes en general a sentarse a dialogar para generar la confianza necesaria para atraer las inversiones y promover la producción nacional.

"Las encuestas dicen que más del 94% de la población está pidiendo diálogo. Es el gobierno quien debe llamar a todos los sectores económicos para definir reglas claras y permitir el crecimiento. Cada vez que se expropia, se confisca o se estatiza, se espantan las inversiones y esto genera un círculo vicioso de escasez, desempleo e inflación".

Confianza es, a su parecer, la palabra clave para los inversionistas nacionales y foráneos. De hecho puso como ejemplo el caso Perú. "Perú y Venezuela son países con realidades comunes, somos latinoamericanos. La inflación proyectada para Perú durante todo 2010 es de apenas 1% y en los últimos 10 años la inflación acumulada de ese país asciende a 30%, cifra que se corresponde con un año completo en Venezuela".

"El llamado es al diálogo. Es imposible que reflotemos la economía si no se sientan todos los sectores", concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada